Música libre de derechos gratis

Música libre de derechos gratis. Te ofrecemos una selección de canciones libres de derechos gratis. Música sin copyright de gratis para vídeos y usos personales. Tan sólo deberás registrarte y descargar cualquiera de las canciones gratis. Licencia con limitación a uso personal.

  • The City Lights
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

  • Trumpets for Life
    0,00 €

Estás en pleno proyecto audiovisual y necesitas una banda sonora para éste. Pero toda la música que encuentras conveniente para apoyar tu material visual, está blindada con copyright, por lo que no puedes utilizarla a no ser que no te importe meterte en un buen lío ¿Qué haces?

Bienvenido a Free Music Projects, en esta web podrás encontrar toda la música que necesitas, y lo más importante, se trata de música sin derechos de autor que en esta categoría podrás descargar gratis. Sí, como lo lees. Podrás descargar toda la música que quieras porque se trata de música libre de copyright para usarla en tus vídeos y Youtube.

 

Descargar música sin derechos de autor gratis

En Free Music Project compartimos música libre de derechos para que puedas disponer de ella cuando lo necesites. Siéntete libre de descargar toda la música que quieras, porque no tienes que preocuparte de los derechos de autor de la música que te bajas. Tenemos una enorme biblioteca de contenido musical para que puedas descargar todo lo que necesites para tus proyectos audiovisuales.

El copyright ya no será tu problema, porque en Free Music Project podrás obtener canciones para descargar sin derechos de autor.

¿Qué es Free Music Projects?

Se trata de un proyecto común de varios compositores y productores del sector audiovisual, que ofrecen música libre de derechos de autor desde que se juntaran en el año 2011. Nuestra idea y objetivo es la de ayudar a empresarios y otros productores audiovisuales y creativos en su trabajo, ofreciendo alternativas reales a las opciones grabadas con derechos de autor. Una opción viable para garantizar el acceso a la música. De esta forma logramos tener un amplio espectro de clientes de todos los sectores.

Así, ofrecemos 8 canales de Hilo Musical que se actualizan todas las semanas, clasificados por estilos. Más de 10.000 temas originales que han sido creados por compositores y productores  profesionales de todo el mundo y lo más importante, siempre sin derechos de propiedad de autor.

El asunto de los derechos de autor es un tema un tanto controvertido, porque es interesante saber a qué nos enfrentamos cuando se trata de material como la música, que en muchos casos cuentas con derechos de autor, que podemos estar violando sin saberlo. Y sobretodo, ser éticos y considerados con los creadores de estos contenidosque estamos dispuestos a utilizar.

 

Música con derechos de autor ¿Qué es?

De forma resumida, se trata del derecho de propiedad intelectual. Un conjunto de derechos, que le corresponde a los autores y titulares, responsables de la creación y fruto de una obra artística. Esta ley está reconocida por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y con ella los artistas protegen sus interese en caso de que su obra sea difundida.

Así que mucho ojo, que si usamos música protegida con derechos de autor, para según que casos, estamos violando una ley y eso puede traernos consecuencias.

 

Música de dominio público ¿Qué es?

Por el contrario, tenemos la música de domino público, que no es más que música que no está protegida por estos derechos de autor, que puede ser utilizada legal y libremente. En muchos casos, es música que sus derechos de autor han caducado tras los 70 años, tras la muerte del artista, que duran estos derechos o que sus derechos no se han transmitido.

Con lo cual es música que podemos utilizar libremente para el uso que queramos.

 

La Licencia Creative Commons

Gracias a que muchos creadores no están de acuerdo con eso de que todos los derechos estén reservados, ha surgido una comunidad sin ánimo de lucro que difunde  licencias de derechos de autor de forma gratuita, también ofrecen herramientas legales y técnicas que facilitan el intercambio de los trabajos creativos, y la gestión para aquellos artistas que desean poner sus obras en dominio publico antes de las expiración de los derechos de autor, por medio de la Marca de Domino Publico. En definitiva, se trata de herramientas legales que los creedores y titulares utilizan para ofrecer ciertos derechos al público en general, mientras que sí se reservan otros.

 

El Canon Digital de la música

¿Qué es el Canon Digital? Una tasa que se aplica a equipos y soportes electrónicos que sirven para almacenar, reproducir o producir copias de contenido video, música o imágenes. Con los importes de las tasas, se pretende compensar a los autores que tienen “derecho irrenunciable” a cobrar por cada reproducción de su obra.

La Ley y la historia del Canon Digital, viene ya de muy lejos y quizás algunos ya ni se acuerden. La compensación de la que hablábamos ya comenzó a cobrarse en 1996, pero por aquel entonces, solo afectaba a los soportes analógicos, es decir las casetes, con una tasa de 30 pesetas de las de entonces, y con 50 pesetas en el caso de los VHS. En 2003 apareció de forma privada, cuando los fabricantes de los soportes se comprometieron a aceptar una tarifa en CDs y DVDs vírgenes. Tres años más tarde, el Gobierno de Zapatero aprobó una revisión de la Ley de Propiedad Intelectual, en la que se establecía una compensación por copia privada.

Concretamente, La Ley de Propiedad Intelectual, que entró en vigor en 2008, cuenta con su Artículo 31, en el que se reconoce a la copia privada, lo cual permite hacer copias de obras, en el caso de que sea sin ánimo de lucho y para uso privado.  Además impone unas tasas sobre soportes ópticos, copiadoras y multifuncionales y reproductores. Anteriormente, el 18 de diciembre de 2007 los Ministerios de Cultura e Industria fijaron las tarifas correspondientes y aquellos soportes a los que afectarían estas nuevas tasas: grabadoras de CD  y DVD, a los MP3 y MP4, además de teléfonos móviles y PDA. En resumen, sobre todos los dispositivos capaces de almacenar o reproducir música.

Una ley bastante polémica e impopular, que no tuvo en cuenta a los usuarios en el momento de establecerse. Sólo dos años más tarde de su entrada en vigor, en 2010, el Tribunal de Justicia de la UE, lo declaró abusivo para las empresas y la Administración, por lo que un año más tarde fue anulado por la Audiencia Nacional. En 2012, ya con el Gobierno de Mariano Rajoy, se sustituyó el canon socialista por una compensación por copia privada que se cargaba a los Presupuestos Generales del Estado. Pero en 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea lo declaró invalido, ya que este cargo se aplicaba a todos los ciudadanos de forma indiscriminada, por lo que el Tribunal Supremo español lo anuló.

Finalmente un nuevo y último Canon se aprobó en julio de 2017, esta vez se trata de un sistema de compensación basado en el pago de un importe por parte de los fabricantes y distribuidores de los dispositivos digitales. Además está acompañado de un sistema de exceptuaciones y reembolsos.

Lo que supone el nuevo Canon Digital… En este nuevo Canon, el Ministerio exceptúa de dicho pago a las empresas y la Administración Pública por comprar equipos y soportes, ya que lo harán para uso profesional, siempre y cuando puedan justificarlo con la documentación necesaria. Si eres un consumidor final, siempre que justifiques que el uso del dispositivo o equipo, que has comprado, como profesional, tienes la posibilidad de pedir la devolución.

Unos hablan de tasas o otros de impuestos… Hay que especificar que el Canon Digital no es impuesto, ya que no se cobra directamente al ciudadano, sino a los fabricantes e importadores de equipos y soportes para la reproducción. Además, esta tasa debería ir desglosada en las facturas, en la práctica. Pero acaba convirtiéndose en un impuesto indirecto ya que eleva el precio final del producto.